COMUNICADO No. 2 Octubre 2001

Espacio Teórico-Clínico:

a. Los Cinco Casos Clínicos de Freud

Hemos dado inicio a este espacio con la lectura del Caso Dora.
El pasado dos de octubre, en la primera sesión, la discusión no se centró en el texto freudiano en sí sino en el estudio de un caso clínico actual de una histeria con un síntoma inicial de "parálisis facial", como lo llama la paciente (aunque en realidad se trató de la parálisis de toda una mitad de su cuerpo). Conforme se iba ampliando el material clínico (asociaciones hechas por la paciente con respecto a sus síntomas, datos personales, sueños, instalación de la transferencia y su manejo), se iban perfilando los conceptos de Freud revisados en este artículo y en otros, sobre esta estructura clínica, como el juego de identificaciones, la insatisfacción del deseo, la utilización de la imagen para velar pero también par dejar ver..... Sin embargo, aunque el caso fuera esclarecedor y una muestra de la vigencia del psicoanálisis en estos días ya que su discusión en grupo generó una serie de caminos de acceso al inconsciente antes no pensados; también produjo cuestionamientos que siguen sin repuesta. Por ejemplo, el planteamiento de si existen estructuras clínicas "puras" o si habría que pensar en la patología en términos de otra topología (por ejemplo, la segunda clínica de Lacan). Si en el juego de las identificaciones de la histeria, especialmente en las triangulaciones, debe haber un hombre o esto va más allá del sexo. Cómo, desde los conceptos lacanianos de ideal del yo y yo ideal puede explicarse la estructura clínica. Y el tema del cuerpo y el asco en la histeria, especialmente en lo que se relaciona con lo sexual.

¡ Esperamos que el deseo de los participantes se mueva y la investigación empiece!

Este mes seguimos con el texto Análisis Fragmentario de una Histeria (Caso Dora)

b. Entendiendo a Lacan

El trabajo de este espacio ha empezado en torno al escrito de Freud de la Interpretación de los Sueños (1900). Uno, de la trilogía freudiana en la que se trabaja sobre el concepto de inconsciente y significante. El primer punto que se revisó fue la propuesta de los sueños como susceptibles de interpretación, o sea capaz de serles indicado un sentido. Lo que lo ubica como un fenómeno que puede incluirse en la concatenación de otros actos psíquicos como un elemento importante y de valor equivalente a los demás que lo integran. Esto significa que el sueño queda incluido en una cadena significante y se sustituye el sentido aparente por un comercio asociativo.

Una segunda cuestión fue revisar cómo se equipara el síntoma a los sueños, ambos como "un mensaje a desentrañar", ambos como fenómenos que interrumpen la corriente del sentido e introducen una pregunta que lleva a su interpretación, o sea a sustituir ese aparente sin sentido por una continuidad de sentido, parte integrante de la vida psíquica del sujeto. O en palabras de Freud (1900), "... desentrañar acertadamente la sustitución y penetrar hasta su significado oculto..." (p.406). Sin embargo, queda la pregunta de cómo ambos se equiparan cuando el sueño no posee el carácter REPETITIVO del síntoma, ni su carácter mórbido (dejando fuera la pesadilla).

Siguiendo más adelante en el texto, es importante notar que en una nota pie de página Freud sigue la formulación de la regla analítica para indicar cómo se lleva a cabo la interpretación de un sueño: análisis, no de la totalidad, sino de cada elemento, confiándole "... al propio sujeto del sueño el trabajo de interpretación, no atendiendo sino a lo que al mismo se le ocurre sobre cada elemento onírico y no a lo que al intérprete pudiera ocurrírsele" (p. 407). Pero además, agrega, que debe atenderse no sólo el contenido del sueño sino la "personalidad y circunstancias del sujeto".

Y más adelante, vuelve a esbozar algo que se repetirá en sus escritos técnicos con respecto a las entrevistas preliminares: "...la realización de esta labor exige cierta preparación psíquica del enfermo" (p.409) = el sujeto debe tener la creencia de que las formaciones del inconsciente (incluyendo el síntoma y el sueño) tienen un SENTIDO. Se puede decir que se introduce un cierto forzamiento para que no deseche esas formaciones sino que advierta que poseen un saber con coherencia que pueden explicar su razón de ser. Al mismo tiempo el sujeto adquiere la idea de que el analista posee un saber que tiene una capacidad de 'penetración' y que puede provocar el sentido de esas formaciones. Así empieza a constituirse el espacio de Sujeto Supuesto a Saber, precisamente no como el lugar del saber, éste está en el sujeto, sino como la función que lleva al sujeto a develar las significaciones, ese valor singular que cada formación del inconsciente posee en su economía psíquica. En la misma línea de este forzamiento, y un pasó más allá en la interpretación de los sueños, está pedirle al sujeto que para que encuentre ese sentido debe llevar a cabo una verbalización que no sea selectiva, que no ejerza censura sobre sus ocurrencias. Que diga todo lo que se le viene a la mente y verbalizarlo en el mismo orden. Se trata de dos forzamientos porque van en contra de la tendencia natural del hombre. Pero al pedirle esta secuencia al azar (porque sólo APARENTEMENTE no hay reglas que gobiernen el discurso) se produce una secuencia discursiva que posee una ley desconocida para el sujeto: El Inconsciente.

Discurso al azar             ----->       surge un elemento que
(sin sentido aparente)                    abrocha el discurso completo

En términos lacanianos, un significante será para otro significante, y extraído de este texto de Freud: "...la razón no podrá juzgar nada de esto si no retiene las ideas hasta poder contemplarlas unidas a las posteriormente surgidas" (p. 410).

Empiezan a figurarse los cimientos de la teoría significante de Lacan.
Pero no todo fue sentido en esta discusión, también quedaron cuestionamientos sin respuesta:

Este mes:
Se trabajarán dos textos elaborados por el Licdo. Carlos Seijas sobre Michel Focault, estos están disponibles aquí.

Se recomienda leer los capítulos 13 y 14 del Seminario II (El yo en la teoría de Freud) para el desarrollo que hace Lacan del texto freudiano de La Interpretación de los Sueños.



Espacio Interdisciplinario:

El tema de trabajo es: "Formas actuales de Violencia". Durante este mes se presentaron las propuestas del Psicoanálisis (Licda. Susana de Dicker, ya disponible para consulta en el apartado de Espacio Interdisciplinario) y la Sociología (Licdo. Luis Escobar).
A continuación, intentaremos únicamente reconstruir la discusión que movilizaron cada una de estas conferencias.

PSICOANALISIS: "De Guerra y Muerte, tema de actualidad"
La discusión se inició cuando se planteó que en los grupos de Guatemala existe una ausencia de lazos identificatorios y que esto provoca que el otro se vuelve desconfiable. Se hizo referencia a "La historia del cangrejo" para metaforizar cómo entre la población de este país el otro no está para ayudar sino para "poner la zancadilla". La pregunta que se planteó fue ¿de qué manera, en el ámbito de los grupos, se pueden restablecer esos lazos identificatorios que permiten que el otro deje de ser desconfiable? Una de las propuestas fue la de ubicar al folklore como un plano simbólico en el que las personas se siente "en paz" con el otro. Sin embargo, se planteó de que a pesar de que el fin de las instituciones (verticalismo) puede ser proteger al otro a través de un ideal y sostener los lazos afectivos, el tema es si esto se puede sostener, porque la institución no es duradera y debe enfrentarse a sus propias faltas. Luego se pasó al tema de "nombrar al otro" (dar nombre) como una posibilidad que permite la vía de la identificación para no quedarse en el plano imaginario únicamente.
Pronto apareció el lema "amar al prójimo como a sí mismo". Primero se dijo que no pasa por el lado del amor, segundo apareció la pregunta de si para apalear la violencia del otro se debe empezar por uno mismo. Y, tercero, el tema del perdón desde el psicoanálisis: ¿es posible desde la práctica clínica, no sólo desde el psicoanálisis como doctrina?, ¿hasta qué punto existe la posibilidad de perdonar?, ¿se trata de expiar la culpa o de perdonarse? Se hizo referencia al pago de la deuda del obsesivo. Tanto deuda, culpa y perdón son formas de hacer existir al Otro, no se renuncia a él porque se le mantiene vivo. Así como la resistencia (goce, pulsión de muerte, vuelta contra uno mismo), es en el neurótico elegir no elegir, también el perdón está ligado a la posibilidad de elección.

El tercer punto fue, ¿qué tiene que ver el aspecto visual con la violencia? No sólo tiene que ver en cuanto a la constitución del yo a través de la imagen, sino que, y más que nada, con el uso que se hace de la imagen hoy día. La inmediatez con la que se le presenta deprovista de toda trama simbólica. Y, en términos de la mirada, como dice el dicho "miradas que matan", ¿qué se puede decir de la violencia? Lacan propone la mirada como un destino de la pulsión, "me veo en la mirada del otro". En esto se juega todo lo que está puesto del sujeto a nivel especular. La mirada es un lugar vacío donde se coloca esa pulsión de muerte, se depositan los elementos persecutorios, "lo siniestro". Hay que pensarlo desde lo idéntico de uno que resulta tan destructivo. El narcisismo volcado en esta ida y vuelta de lo imaginario.

SOCIOLOGIA: "Formas actuales de Violencia"
En la discusión se empezó haciendo referencia al tema de la superestructura que incluye la educación, las leyes y el gobierno, y se cuestionó si dependía únicamente de ésta el que no surgiera la violencia o si, como ya se había visto desde el psicoanálisis y que desde el punto de vista de la sociología no existe, puede haber violencia en cada sujeto. Para la sociología funcionalista la violencia sería la disfuncionalidad de uno de los sectores sociales, surge por la división de clases sociales. Es el mal papel que juega el estado para proveer a todas las personas de las cosas que les son necesarias, la causa por la cual surge. La violencia provee la satisfacción que no puede brindar el estado. Pero, ¿existe una violencia más allá de una lucha social por saciar las necesidades?, ¿qué se pretende con las formas de violencia de los linchamientos y las maras?

Ante estas preguntas, se hizo referencia a la teoría de globalización como un nuevo orden que sugiere una perfección de demanda y oferta donde el estado lo que procura es la garantía en pro del mercado, que es el beneficiario. La violencia se insertaría en las sociedades marginadas por esa misma globalización, en éstas no se tienen los recursos necesarios para participar de ella. La violencia surge como un medio para incluirse o para obtener una satisfacción de la cual la persona se encuentra marginada. La modernización ha quitado la supremacía de las instituciones, como la familia y la iglesia, y ahora los problemas del núcleo familiar salen a las instituciones. El ser humano sólo se enfrenta a la insatisfacción y no a la violencia.
Luego se plantearon muchas dudas con respecto a la guerra actual: ¿cómo es que se incrimina a una sola persona de toda la maldad del terrorismo, siendo éste un grupo que ha existido siempre? Quitando a esta persona del camino no se disolverá este tipo de violencia. Se habló de las muchas formas de comunicación actual por medio de las cuales ya habían surgido muchas hipótesis de lo sucedido en el ataque y cómo esto crea un ambiente donde nada es definitivo, además de una manipulación de la información y un odio hacia las personas de cualquier bando.

Finalmente, se habló de la posibilidad de una violencia "más allá" y de la cual el estado tiene poco alcance. Aunque existiera un estado perfecto, la violencia seguiría existiendo. ¿Podríamos, entonces, volver a la propuesta del Psicoanálisis y pensar que este "más allá", es la agresividad como matriz en la constitución del sujeto, haciéndolo capaz de generar violencia?


Nuevas Recomendaciones Bibliográficas:
1. Varios Autores (1997). Satisfacciones del Síntoma. Argentina: Paidós. Colección Orientación Lacaniana (EOL)
2. Vasse, D. (1985). El peso de lo real, el sufrimiento. España: Gedisa


www.aeapg.org.ar Espacio para el Psicoanálisis de la vincularidad